profile

¡Hola capitanes y capitanas!

retírese

Published 8 months ago • 5 min read

Hoy quiero compartir con ustedes una noticia de la cual me siento orgulloso: ¡Cumplí una meta que me propuse hace más de 2 años, terminar una maratón! Algunos podrían pensar que no es gran cosa, ya que las maratones se han vuelto populares, pero la realidad es que menos del 1% de la población ha completado una. Eso me pareció un dato interesante, pero de lo que más me siento feliz es que para mi este no fue un camino fácil y me recordó el proceso de construir una startup. En mi mundo de emprendedor he fundado más de tres startups que han fracasado pero lo más importante es que aun así nunca me he dado por vencido y de esa manera también he logrado algunos exitos.

Como en una startup, mi primer intento en hacer una maratón fue en el 2021, en el cual me encontré con desafíos inesperados y en el kilómetro 29 me retiré. ¿Sabían que solo el 1.3% empiezan una y no la terminan? Resulta que también estoy en ese grupo tan selecto del cual claramente no me siento tan orgulloso. En ese momento había tenido mi primer hijo, dormía poco, venía lesionado pero la verdad es que no las excusas no nos llevan a ninguna parte. Lo importante está en volver a intentarlo y en encontrar soluciones en lugar de problemas para no volver a fracasar.

¿Quién no ha enfrentado fracasos en el camino empresarial? El fracaso es una parte inevitable del proceso de emprender. Aquellos que nunca han fracasado es posible que no se hayan arriesgado lo suficiente, y los invito a atreverse. El fracaso es una oportunidad de aprendizaje, y quienes lo superan suelen triunfar en el futuro.

Al igual que con mi segunda oportunidad en la maratón, en el emprendimiento a veces se necesita tiempo para aprender, adaptarse y resolver problemas. Esta vez, antes de mi segunda maratón, me aseguré de abordar algunas cuestiones personales y errores pasados. De manera similar, los emprendedores a menudo necesitan ajustar su estrategia y adquirir nuevas habilidades antes de encontrar el camino al éxito.

A inicio de año me propuso volver a tratar de correr un maratón y lo primero que hice fue reservar el hotel. Comprometernos con algo es vital porque si no damos los primeros pasos es bien difícil lograrlo. La construcción de una startup y la preparación para una maratón comparten la necesidad de compromiso y hay que hacer lo que yo siempre digo que es “mandarse al agua”. En mi caso, reservar el hotel fue un compromiso crítico para dar el primer paso hacia la maratón. El segundo paso era volver a correr, eso representaba un cambio en mi rutina y me propuse iniciar en marzo después de una carrera de bici que ya tenía programada. Lo hice tal como dije pero la cosa es que, quienes ya me conocen, saben que soy un picado y en el primer entreno corrí más distancia y más rápido de lo que debí y eso me mandó a la cama con un resfriado y dure como 2 meses en volver ir a correr. ¿Que bien empecé verdad?

En una startup, la preparación, la adquisición de conocimientos y la iteración son fundamentales para alcanzar los objetivos. Saber cuándo y cómo hacer el lanzamiento es crucial. Desde esperar demasiado a tener el producto perfecto y llegan otros jugadores y nos roban “la ola” o hasta hacer lo que yo hice que fue mandarme sin absolutamente nada ni mínimamente viable y darnos contra la pared. Entonces, si, mandense al agua pero con inteligencia.

La elección del grupo o equipo con el que entrenamos desempeña un papel crucial en la mejora de nuestro rendimiento. De manera similar, en una startup, rodearse de un equipo competente es fundamental. La colaboración, el apoyo mutuo y el aprendizaje constante son elementos comunes en ambos mundos. En mi caso, me uní al equipo Umbali con el que siempre he corrido, liderado por dos buenos amigos. Este grupo no solo se destaca por su competencia, sino también por su capacidad para desafiarnos a mejorar. Para comenzar, nos someten a una prueba de 3k, corriendo a toda velocidad para establecer un punto de referencia en nuestro rendimiento. A partir de esos resultados, definimos diferentes ritmos que serán la base de nuestro entrenamiento. En mi caso, mi ritmo de maratón (M) se estableció en 4:55, lo que me posicionó en un rango de alrededor de 3:25 a 3:40 para la maratón. Mi objetivo era completar la maratón en menos de 3:30 entonces no estaba tan mal como punto de partida.

Otro aspecto súper relevante es nuestra mentalidad, antes y durante la carrera. Logré llegar al "Race Week" sintiéndome en un estado óptimo. Mi naturaleza suele ser bastante tranquila, pero debo reconocer que esa semana dondequiera que iba, me encontraba rodeado de personas resfriadas y eso comenzó a afectarme mentalmente. Incluso mis propios hijos se enfermaron, y de alguna manera, todos los días me despertaba con una sensación de malestar (aunque físicamente estaba bien). Esta experiencia subraya la poderosa conexión entre la mente y el cuerpo, tanto en el mundo de los maratonistas como en el de los emprendedores. Mantener la calma y superar la incertidumbre es esencial en ambas áreas. En mi caso, logré enfocarme en mis objetivos y seguir adelante a pesar de las preocupaciones y distracciones. Esta mentalidad positiva fue clave para alcanzar mi objetivo y también es esencial en el mundo del emprendimiento, donde los desafíos y obstáculos son constantes.

El “Race Day”. El despertador sonó a las 5:15 am ya que aunque la maratón comenzaba a las 7:30 am, debíamos llegar unos 45 minutos antes. Lo primero que hice fue cargar mi cuerpo con más carbohidratos. Preparé un sándwich de mantequilla de maní, un banano y una barrita energética. A las 6:15 am, ya estaba listo y salimos hacia la zona de salida. En ese momento, ya había tomado unos 2 Gatorade, por lo que las paradas para orinar en cada esquina se volvieron frecuentes, especialmente con el clima frío, que solo aumentaba la necesidad (ser hombre definitivamente tiene sus ventajas en ese aspecto). En una maratón, idealmente uno no debe parar por nada, ¡ni siquiera para ir al baño!

En cuestión de segundos, la carrera comenzó. Los corredores se agruparon por tiempos, y yo estaba en el corral D. Mi objetivo era mantener un ritmo por debajo de 8 minutos por milla, y así lo hice durante toda la carrera. A pesar de sentir que podía ir más rápido en algunos momentos, decidí no arriesgarlo debido a la fatiga de las piernas y algunos calambres. Faltando solo 4 millas para la meta, mis piernas se sentían como si llevara piedras, pero mi mente se convirtió en mi mejor aliada. Puse mis auriculares, me concentré en mis hijos y seguí el flujo. Al final, crucé la línea de meta en 3 horas y 26 minutos. ¡Misión cumplida!

Tuve el gran privilegio de tener el apoyo de mi hermana gemela que me llegó a hacer barra desde Toronto. Esto me recordó también a la importancia que tiene nuestra familia y mentores cuando emprendemos. Ellos son los que nos dan energía cuando más la necesitamos y en esos días que uno quiere deja todo votado, lo impulsan a seguir.

Fue una experiencia increíble y gratificante, una meta que me costó alcanzar. Durante los tres días posteriores, parecía un pato cojeando al bajar escaleras, pero esto es parte de la travesía. Para el futuro, planeo incorporar sesiones de gimnasio para evitar sufrir tanto después de una carrera.

Entonces, ¿qué sigue? Disfrutar de otros deportes. Tengo en mente volver a jugar tenis, montar en bicicleta e incluso explorar nuevas opciones como el boxeo o surf. El tiempo dirá lo que depara el futuro, tal vez otra maratón en el 2024. ¿Quién se apunta?

¡Pura vida!

¡Hola capitanes y capitanas!

Soy Amadeo, un emprendedor de la vida, impulsado por lo social, amante de la adrenalina y papá de dos hijos. Me encantan los negocios, sobre todo los emprendimientos, pero lo que más me mueve es formar más capitanes, que como yo, puedan tener las oportunidades para ser feliz, soñar y dejar una huella.

Read more from ¡Hola capitanes y capitanas!

39 veces 8 ¡Hoy cumplo 39 años! Es increíble cómo pasa el tiempo, ¿no? Pero bueno, es una señal también de que uno está entretenido. No voy a filosofar mucho sobre la edad, dejaré eso para cuando cumpla 40 pero si quiero dar gracias por tantas metas que he logrado cumplir. Quiero reflexionar sobre los sueños. A lo largo de mi vida he buscado la manera de apoyar a las personas de diferentes maneras bajo la premisa de “Potenciar capitanes” a través de Caricaco. A pesar de que cada día hemos...

15 days ago • 1 min read

Hola, ¿Sabían que el 8 es un número súper importante para mí? No los quiero aburrir con la historia, pero es tan significativo para mí que he decidido donar el 8% a causas sociales. Dar es lo que MÁS me mueve en el mundo. Es lo que me da una fuerza extra para tener éxito en los negocios y así poder retribuir y lograr más impacto. Lo hago porque me apasiona y porque siento que es un deber de quienes hemos sido afortunados de tener tanto en esta vida. Caricaco es el legado que quiero dejar. Va...

19 days ago • 3 min read

Hace tres años, decidí buscar una propiedad en Nosara para construir una casa, irme a vivir temporalmente con mi familia y luego alquilarla como negocio. Todo comenzó con un modelo en el que compraba una propiedad grande, construía cinco casas y la mía me salía "gratis". Estuve a punto de comprar una propiedad, pero, por suerte, varios de los inversionistas que había invitado se retiraron y no pude hacer el negocio (creo que me hubiera “embarcado”). Un poco frustrado porque no se concretó,...

about 1 month ago • 5 min read
Share this post